lunes, 1 de febrero de 2016

La Posesión Dentro de la Creencia al Palo Monte Mayombe

Muchos nganguleros en diferentes ceremoniales donde he sido invitado me preguntan sobre la Posesión, cual es mi opinión sobre la transferencia de esta fuerza y su proveniencia, como se transmuta  esta espiritualidad del Nkisi al palero, si es potestad de todo Nkisi Malongo o tata hacer acto de posesión y que sucede si este no monta al nkisi.
Según mi enseñanza o aprendizajes, la posesión del nkisi no es escogencia del hombre que busca el acto de desdoblamiento espiritual por espontaneidad ante una prenda o fundamento nganga, solo el dueño de dicho fundamento está en plena potestad de ejercer tal función por el hecho de que este tenga un pacto consanguíneo  o espiritual con dicha fuerza, al menos eso fue lo que los viejos nganguleros le enseñaban a uno o se escuchaba cuando hablaban. Esta responsabilidad de la posesión solo recaerá sobre el padre o dueño de su fundamento.
Dentro de estos actos de posesión espiritual convergen las fuerzas de nuestros antepasados, las fuerzas de la naturaleza, del monte, del tótem o ngando como se le otorgo en la isla de cuba a este acto de la posesión animal. Que también forma parte del caldero de la batalla.
Solo el tata Nkisi está facultado para liberar esta fuerza y sus manifestaciones ante su nkanda (familia religiosa) ante un acto público o serrado pero siempre ante ceremoniales de encuentro con otros religiosos de otras casas que llamaban “Familia”, a estos actos se le llamo o denomino en cuba como “Yimbira nganga”. Solo en dichos actos el palero demostraba su poderío, control y fuerza sobre su nganga y todo lo manifestado en ella atraves de la posesión. Estos actos se realizaban en diferentes lugares y provincias como matanzas, Sagua la grande, trinidad, o donde el ngangulero dictaba tales reuniones o festejos.
Pero no todos los nganguleros poseen el poder de manifestar el desdoblamiento de esta fuerza, debe someterse a cantidades de ceremoniales para poder llegar a dicha comunicación entre la fuerzas que interactúan dentro de un fundamento o prenda del palo monte. Pues debo ser honesto y claro no se trata de un acto de posesión cualquiera o que este pueda ser manipulado ante su comunidad, pues un espíritu Congo no llegara hablando un idioma universal sino su propia legua conga si esté fundamento tiene o mantiene un linaje correcto. También las llamadas fuerzas numen o fuerza Mpumgo se le deberá transmitir en su dialecto o el lenguaje que fuese el establecido bajo procesos antiguos, o ancestrales entre estas deidades y el hombre del África.
La deidad una vez que se establece, bajo un estado de trance es considerada en todo el sentido de sus expresiones como sagrada. Es decir que todo lo emitido por esta fuerza atraves del médium es ley escrita y deberá ser marcada como sentencia y ejecutada al pie de la letra, pues esta de no ser tomada en cerio o con responsabilidad se vivirán las consecuencias mencionadas ante la comunidad, se liberaran catástrofes y fenómenos en contra del clan o del individuo en cuestión.10363743_10203399054750374_6012931163981896124_n
Solo el iniciado o Ngueyo puede llegar a ser un verdadero nkisi Malongo cuando este logre alcanzar la posesión completa de su nkisi o espíritu de su nganga, pues el poseer una prenda de palo monte no es aval de que este tenga ese grado ganado completamente según los viejos mayomberos. Claro esto según la forma y la mañana de cada nzo, pues no todas han logrado mantenerse con los propicios de origen. El tata deberá tener o mantener comunicación directa con todas las fuerzas que converjan dentro del caldero o tinaja (Unganga), incluyendo el tótem (Ngando) que vive en este o al menos debiera de estar allí, según cuentan los viejos nganguleros.
El tótem es una fuerza muy poderosa que debe de estar fundamenta en la olla de la batalla, representa el animal totémico de cada persona o el del clan en su efecto. Este puede también manifestarse de forma animista demostrando que su dueño o el ngangulero poseen el control de las fuerzas de su nganga. Me ha tocado ver varias posesiones de diferentes tótemes como el zamuro (Mayimbe), la lechuza (Susundamba), el perro, el tigre, entre otros. Realmente son espectaculares estas vivencias afro religiosas, que forman parte integral del verdadero sentir de los pueblos Bakongos. La posesión es de suma importancia pues no importa el oráculo que se está utilizando porque bajo esta influencia del nkisi en su máxima expresión tumba cualquier metodología mecánica de adivinación puesto que la voz del espíritu es la parte más importante de este proceso de adivinación o de posesión espiritual, es lo sagrado, los divino encarnado en un ser humano.
Dentro del acto de posesión o animismo, pueden visualizarse bajo mí a precisión personal, dos maneras de establecer estos rituales. La primera de carácter pública como lo menciones anteriormente, donde puede asistir no iniciados y los iniciados, esta se efectuara solo a manera de contribución con las cusas que puedan acontecer el rito. La segunda de carácter secreta que dictara los ceremoniales de importancia litúrgica dentro del cuarto de fundamento o nzo nganga, solo a estos asistirán los iniciados dentro del culto. Este acto de posesión representa la unión de ambos mundo, de lo visible y el mundo invisible, y que ningún ser humano puede tener el control pleno de las fuerzas de los antepasados o del mismo Nkisi, estas fuerzas pueden llegar a ser muy violentas e incontrolables, motivo por el cual se debe tener una gran preparación para aplacar estas fuerzas dentro del cuarto de fundamento y que estas no se hagan daño a sí mismas (al cuerpo del médium), durante el periodo de la posesión.
Estas deidades nkisi, totémicas, o de los antepasados pueden sentirse transgredidas por las diferentes violaciones de sus mandatos o tabúes desencadenado al transgresor fenómenos como castigos, malas profecías o sancionarles por sus malos comportamientos para con su clan o en contra de las leyes establecidas causando el miedo o el terror a quienes han cometido falta graves. Estas deidades pueden dictar como sentencias castigos que serán tomados como ejemplares para el resto de la comunidad y de esta forma enderezar los entuertos de sus adeptos.
Ningún adivino o ngombo podrá vaticinar las desgracias ocasionadas por estas deidades como forma de castigo o impedir que estas las vivan o se cumplan, pues fueron creadas por como corrección para él  y ejemplo de su fuerza y poder ante el grupo religioso. Nada evitara que estos correctivos se vivan.
Todo es magia y misticismo dentro de estas culturas, dentro de estas creencias, la posesión juega dentro de estas liturgias el papel más importante. Todos los eventos dentro de estas culturas van ligados a los ámbitos del animismo mágico, es decir nada ocurre por casualidad. Estas deidades pueden adsorber la fuerza de sus almas según estas creencias atraves del MOYO, debilitando y socavando la vida y al final causando la muerte por las faltas efectuadas.
Dentro de estas creencias el miedo es el causal de corrección, pues el temor puede conducir al hombre a la corrección de sus entuertos o en su efecto según la falta a la muerte que será motivo de castigo ejemplar. Esta misma deidad puede ejercer la dirección de cualquier ritual dentro de cuarto de fundamento o nzo, podrá danzar tomando por posesión al bailarín o danzante del ritual, tomando por pequeños lapsos de tiempo y soltándolo según dictan algunos nganguleros son tocados por los espíritus de los ante pasados bendiciendo sus actos o bailes.
Nadie que no allá pasado o vivido estos trances en su trayectoria religiosa puede ejercer la totalidad de las actividades religiosas, pues es importante el contacto con sus antepasados, con su Nkisi, su tótem para ser aceptado dentro de su comunidad como un verdadero tata nkisi Malongo.
Tata José Castro 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada